Cargando...

Primitivos Habitantes

“Errantes se desvelan sus almas en pleno reino de la oscuridad montañosa cuando se apagan las voces y se cierran los párpados, porque sobrevive el espíritu aborigen en los artistas solitarios de la alfarería utilitaria”

La historia como bien sabemos, es un hermoso relato que nos ayuda a comprender el presente, es por ello que es necesario remontarnos a nuestros orígenes para lograr una mejor comprensión de la idiosincrasia de nuestro pueblo.  A eso los invitamos.

Podemos comenzar con una pregunta: ¿Quiénes fueron aquellos primitivos habitantes de lo que hoy conocemos como Capilla del Monte?  La respuesta es simple, como en todo el Valle de Punilla, fue la cultura Comechingona.  Nuestra fuente son los datos que trascendieron desde la conquista, los cuales indican que eran los habitantes naturales de esta región.  De hecho, la denominación comechingón es una voz sanavirona utilizada para asignar a quienes habitaban en cuevas y aleros que las formaciones rocosas brindaban como abrigos naturales.  Otra característica habitacional de éstos antiguos pobladores, fueron las viviendas semi-subterráneas, denominadas como “caza pozo”, de las que hay escasas constataciones arqueológicas.

¿Cómo habrá sido vivir en la soledad anónima de los montes donde se abre la puerta norte del valle de Punilla?


Las crónicas de la época de la conquista describen a nuestros nativos con las siguientes particularidades: “hombres altos, morenos y barbados; que ocupaban la gran parte del oeste Cordobés, al igual que los sanavirones. Vestían grandes camisetas y chaquiras. La autoridad máxima era el cacique”.  En el período arcaico fueron cazadores recolectores (cosechaban quínoa, maíz, porotos y chauchas de algarrobo); y en el límite del encuentro con la conquista, practicaban la agricultura incipiente y la domesticación de animales y plantas.  Una particularidad de su cultura material es la punta de flecha lanceolada en forma de hoja de laurel, lo que marca el horizonte Ayampitín que se extendía desde Córdoba hacia el noroeste de América del Sur; con una antigüedad estimada en 6000 AC.

Por otro lado, debido al hallazgo de elementos primitivos se puede pensar que vivieron en la cuenca del Río Dolores que recorre y atraviesa los paisajes hoy llamados “Águila Blanca”, “los Mogotes” y “los Paredones”.  En Ongamira, situada al norte de nuestra localidad, se concentraba la mayor parte de la población Comechingona.
Uno de los principales motivos de su extinción fue la represión española.  El debilitamiento de su raza a mediados del siglo XIX  se debió a la mezcla entre indígenas y blancos.

© copyright 2012
turismo@capilladelmonte.gov.ar
(03548) 481913 Fax: (03548) 481886 / (03548) 482200